miércoles, 25 de abril de 2012

LAS DOS COSAS QUE NO SE DEBEN HACER AL MOMENTO DE COMULGAR.


Dos cosas que ignoramos del momento de la comunión.




Por P. Modesto Lule msp
padremodestomsp@gmail.com

Audio abajo del escrito:

Muchas veces algunos sacerdotes por querer hacer más cercano a Jesucristo Eucaristía cometen ciertos abusos en la liturgia Eucarística. 

Ahora presentamos dos preguntas comunes sobre el momento de la comunión.

¿Se puede tomar el Cáliz, o pasar la comunión de mano en mano entre laicos? 


Esto es lo que sucede regularmente en las bodas, cuando el sacerdote pasa con los esposos y les da el cáliz para que beban la Sangre de Cristo y uno al otro se pase el cáliz. Como hijos de la Iglesia debemos observar lo que dice y llevar a la práctica lo que nos indica en sus documentos. Ante esta pregunta recurrimos a la Instrucción: Redemptionis Sacramentum, que en su número 94 dice: “No está permitido que los fieles tomen la hostia consagrada ni el cáliz sagrado «por sí mismos, ni mucho menos que se lo pasen entre sí de mano en mano». En esta materia, además, debe suprimirse el abuso de que los esposos, en la Misa nupcial, se administren de modo recíproco la sagrada Comunión”. Con esta respuesta queda claro que no se debe hacer esto, muy a pesar de que se vea muy bonito que los esposos compartan la comunión entre si. 

¿Puede un laico mojar por sí mismo la hostia en el cáliz?

Ante esta pregunta la misma instrucción señala en su número 104: “No se permita al comulgante mojar por sí mismo la hostia en el cáliz, ni recibir en la mano la hostia mojada. Por lo que se refiere a la hostia que se debe mojar, esta debe hacerse de materia válida y estar consagrada; está absolutamente prohibido el uso de pan no consagrado o de otra materia”. Es claro que no importa quien sea el que pase a comulgar si es un laico no debe mojar la hostia en la sangre de Cristo para comulgar. Dicha explicación a esta pregunta podemos deducir varias respuestas a otras cuestionantes. Primero que si al sacerdote se le acaban las hostias consagradas y aun le queda vino consagrado, NO debe mojar hostias NO consagradas en la Sangre de Cristo para darla a los fieles faltantes de comunión. Muchos sacerdotes lo ven como un recurso pastoral al ver que les ha quedado mucha gente sin comulgar en la celebración Eucarística. Otra respuesta es para aquellos que les gusta recibir la comunión en la mano. Algunos pueden poner el pretexto de la higiene para recibir la comunión de esa forma o porque así lo dijo su Obispo o por querer tener esa cercanía con Cristo y poder tomarlo en su mano. Algunos sacerdotes lo ven bien, otros no. Ante esto la Iglesia no se ha pronunciado a favor ni en contra de recibirla en la mano o directamente en la boca o de rodillas como lo hacen casi todos los que pasan con el Papa Benedicto XVI. Se deja más bien a disposición de lo que dicten los Obispos o en este caso a las normas que pueda presentar el sacerdote celebrante. Pero si la hostia es humedecida con la Sangre de Cristo NO se debe depositar en la mano del comulgante, y esto lo señala puntualmente el número 104 de la Instrucción: Redemptionis Sacramentum. 



La Instrucción se sacó en el año 2004 y a pesar de que ya han pasado muchos años no se ha observado con detenimiento ni llevado a la práctica por algunos sacerdotes. Seguiremos pues escudriñando la Instrucción para dar respuesta a más preguntas.


Aquí pueden escuchar y descargar el audio de este artículo:
http://padremolleto.blogspot.mx/2012/05/las-2-cosas-que-no-deben-hacerse-al.html


Hasta la próxima.  





2 comentarios:

AlbaniaRguez dijo...

Muy buen artículo!
De verdad que es importante que los sacerdotes y los fieles conozcamos y obedezcamos las normas litúrgicas!
Saludos! (:

Maggie Carrizales dijo...

Gracias por instruirnos Padre, una cosa que yo vi el otro día con un sacerdote es que en el momento de la comunión a los niños que iban con sus papás en la fila les daba hostias me imagino que no consagradas porque las tomaba de otro copón esto está bien? saludos atte. Maggie carrizales

COMENTAR DESDE FACEBOOK