lunes, 16 de abril de 2012

¿Si se acaban las hostias consagradas pueden darse no consagradas con la sangre de Cristo?


En algunas veces se ha visto que el número de los fieles rebasa a las hostias consagradas y algunos sacerdotes por no querer dejar a los fieles sin la comunión piden al acólito que le lleven hostias no consagradas para mojarlas en el vino consagrado y así darles la sangre de Cristo. Pero no se puede realizar dicha acción. Esto lo declara la instrucción: Redemptionis Sacramentum, mandada a hacer por el beato Juan Pablo II en el año 2004. Dicha instrucción fue preparada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en colaboración con la Congregación para la Doctrina de la Fe, que el mismo beato Juan Pablo II aprobó el día 19 del mes de marzo, solemnidad de San José, del año 2004, disponiendo que sea publicada y observada por todos aquellos a quienes corresponde. Y en su número: 104 dice lo siguiente: Por lo que se refiere a la hostia que se debe mojar, esta debe hacerse de materia válida y estar consagrada; está absolutamente prohibido el uso de pan no consagrado o de otra materia.


La Iglesia prepara estas instrucciones para vivir con disciplina y con orden los sacramentos para no cometer excesos o desviaciones.

Esta misma instrucción pueden buscarla en Internet para mayor conocimiento en lo que se refiere a la santa misa.


Hasta la próxima y gracias por dar a conocer esta página.

2 comentarios:

Erasmoloco dijo...

¿Entonces que se debe hacer Padre, si se rebaza el limite de hostias consaradas y aun quedan personas sin recibir la comunion?
¿Mandarlas a su lugar y hacer una comunion espiritual? ¿Darles de beber del caliz aunque esto no suponga una medida de higiene?
Agradezo el aporte. Saludos

Felipe P dijo...

Encontré esto a tu pregunta Erasmoloco en http://la-liturgia.blogspot.com.co/2007/09/incidentes-que-pueden-ocurrir-durante.html: ¿Qué hacer si, durante la comunión, se acaban las sagradas formas y no quedan más en el Sagrario?
En ningún caso puede el sacerdote consagrar más formas. Puede partir las Hostias en pequeños fragmentos. Esta acción es más decorosa hacerla en el Altar, no mientras reparte la Comunión, y solo puede ser ayudado en esta tarea por otro sacerdote. Si las Sagradas Formas no pueden partirse más y quedan fieles sin recibir la Comunión el sacerdote podría ofrecerse a celebrar otra Misa para las personas que no han podido comulgar, si es posible. Es muy conveniente prever con cuidado y revisar el número de formas del Sagrario para evitar en lo posible esas situaciones.