domingo, 23 de septiembre de 2012

José Mojica el tenor y actor que se hizo sacerdote




 Compilación por p  Modesto Lule MSP




El tenor y actor mexicano José Mojica, una de las principales estrellas del cine hablado de los años 30, quien antes de ordenarse como sacerdote cautivó al público tanto de este país como de Estados Unidos por su galantería y voz, nació el 14 de septiembre de 1895.

José vio la primera luz del mundo en San Gabriel, Jalisco. Al morir su padre acompañó a su madre hasta la Ciudad de México, en donde estudió, primero en el Colegio Saint Marie y después en la Academia de San Carlos.

Años más tarde se matriculó en la Escuela Nacional de Agricultura; sin embargo, su preparación no llegó a su fin debido a que el colegio fue cerrado a consecuencia del movimiento revolucionario.

Este paréntesis le sirvió para descubrir una de sus vocaciones: la ópera. En el aula del maestro José Eduardo Pierson tomó clases de canto al mismo tiempo que en el Conservatorio Nacional de Música.

Luego de varios ensayos pudo mostrar su arte y talento el 5 de octubre de 1916, cuando debutó como tenor en el Teatro Arbeu con "El barbero de Sevilla".


Pero su ambición no quedó ahí, ya que su anhelo era triunfar también en Estados Unidos. Por esta razón viajó a Nueva York, en donde a la par de realizar audiciones tuvo que trabajar como lavaplatos en un restaurante para poder subsistir.

Tiempo después se le presentó una oportunidad en una compañía de ópera que le dio papeles secundarios.

Gracias al tenor italiano Enrico Caruso, quien lo escuchó cantar, pudo iniciar una nueva vida como cantante de ópera y opereta, ya que lo recomendó en la Compañía de Opera de Chicago.

Mojica completó su formación con clases de canto, danza, idiomas y actividades deportivas: gimnasia e hipismo.

Con el paso del tiempo se convirtió en un actor de moda y fue así como trabajó en el Metropolitan Opera House. Cuando cantó a lado de Mary Garden "Pelleas et Melisande", de Claude Debussy, saltó a la fama de manera espectacular.

Actuó después en la gran ópera al lado de Amelita Galli-Cursi, Mrtinelli, Lilly Pons y otras notables figuras.

Posteriormente fue contratado en exclusiva por la firma Edison, con la que grabó numerosos discos de varias obras operísticas y música tradicional mexicana. El interpretar de manera frecuente estos géneros dio a Mojica celebridad y también nuevas oportunidades en el mundo del espectáculo.

En 1930 comenzó su incursión en el cine hablado y fue precisamente en Hollywood donde tuvo su primera oportunidad. La película en la que debutó fue "El precio de un beso", de James Tinling y Marcel Silver, y en la que además actuó Antonio Moreno.

Sin embargo, sus mejores películas fueron "El rey de los gitanos" (1932); "La cruz y la espada" (1937) y "El capitán aventurero" (1938), estas últimas realizadas en México.

Encasillado en el papel de galán cantante, José Mojica deleitó al público de la época, adelantándose de ese modo a estrellas estadounidenses como Nelson Eddy o Howard Keel.

De las películas que rodó en Los Angeles se recuerdan "Cuando el amor ríe" (1930), de David Howard y William J. Scully; "Hay que casar al príncipe" (1931), de Lewis Seiler; "La ley del harem" (1931), de Seiler; "El caballero de la noche" (1932), de James Tinling; "El rey de los gitanos" (1933), de Frank Strayer, y "La cruz y la espada" (1933), de Frank Strayer.

Después de vivir ese periodo en Estados Unidos, el tenor volvió a México para rodar "El capitán aventurero" (1938), de Arcady Boytler, que fue una adaptación de la pieza "Don Gil de Alcalá", de Manuel Penella.

Asimismo participó en la cinta de éxito "La canción del milagro" (1939), de Rolando Aguilar. En 1942 viajó a Buenos Aires, Argentina, en donde protagonizó "Melodía de América", de Eduardo Morera.

La gran fama desarrollada le permitió adquirir La Antigua Villa Santa Mónica en San Miguel de Allende, Guanajuato, México para regalársela a su madre, quien la habita desde 1930 hasta 1940 año en que muere. Precisamente, la muerte de su madre lo lleva a una depresión de la cual surge el anhelo de cambiar el rumbo de su vida de manera drástica, y consagrar su vida a Dios.

El mismo en alguna ocasión refirió que la decisión también fue influenciada por una aparición de santa Teresita del niño Jesús, quien le exhortó a seguir los pasos de Jesús. En fin, indudablemente la muerte de su madre operó en él un cambio completamente estructural. Y esto propició un alejamiento relativo de los escenarios, inclusive del cine, y de que el afamado cantante y actor se deshiciera de todas sus propiedades y pertenencias de una manera poco ortodoxa.

En el año 1942 su vida dio un cambio sustancial: Mojica ingresó al Seminario Franciscano del Cuzco, en Perú, y adoptó el nombre de Fray José Francisco de Guadalupe. El 13 de julio 1947 confirmando su anhelo religioso se ordenó sacerdote en el Templo Máximo de San Francisco de Jesús, en la ciudad de Lima, donde cantó su primera misa 7 días después de su ordenación.

Comisionado por sus superiores para fundar un seminario en Arequipa, donde se pretendía formar sacerdotes para las numerosas parroquias vacantes, el padre Mojica obtuvo recursos cantando en Radio Belgrado de Buenos Aires en 1949 y dando conciertos semanales en 7 países durante 2 años 1950-1952.

Llegó a participar en una película española "El pórtico de la Gloria" (1953), producida por Cesáreo González y dirigida por Rafael J. Salvia, quien además escribió el guión inspirado en un argumento del propio Mojica.

En 1958 un terremoto destruyó el inmueble del Colegio Seráfico de San Francisco, para reconstruirlo, Mojica escribió un libro con la historia de su vida y de su conversión, fue titulado Yo Pecador. Este alcanzo varias ediciones. El mismo libro sirvió de argumento para una película en la cual el mismo Mojica participó. La película llevó el mismo nombre. Esta fue realizada en México con grandes actores como Libertad Lamarque, Pedro Armendáriz, y muchos otros más.

Una sordera que fue avanzando lo llevó a retirarse de los escenarios y al mismo tiempo de cantar. Vivió sus últimos días en Lima, Perú como un monje más con el nombre de fray José Francisco de Guadalupe. El Instituto Nacional de Bellas Artes le rindió un homenaje en ocasión de sus 50 años como cantante en 1969; esa vez fue la última en que estuvo en México. Regresando posteriormente a su vida religiosa en Lima Perú, donde bajo los cuidados de su comunidad y en la total pobreza, es decir siguiendo los pasos de san Francisco, muere el 20 de septiembre 1974 a causa de hepatitis.

Como dato curioso a la conversión de este gran hombre en el medio artístico hay que decir un hecho que no tiene mucha trascendencia, pero es un dato anecdótico curioso y que puede ayudar a darle otro sentido a una canción que muchas veces han dedicado al amor femenino, cuando su trasfondo es el amor genuino.

Dice la nota que estaban trabajando en Radio Belgrano (Argentina) Pedro Vargas (tenor mexicano) y Agustín Lara (cantante y compositor mexicano); en su descanso para almorzar, Pedro le contó a Agustín que había recibido un telegrama de José Mujica (gran amigo de estos dos grandes de la música mexicana) en el que le contaba que había sido aceptado en el Monasterio Franciscano del Cusco Perú, para ser sacerdote. José había escuchado el llamado de Dios y había decidido dejar todo y seguirlo.

Agustín, al escuchar esto, tomó un lápiz y una servilleta y se puso a escribir. El resultado fue una de las canciones más hermosas y conocidas hasta la actualidad, incluso, muchas parejas se enamoraron y casaron con esta canción sin saber la historia de cómo surgió, que era una canción de renuncia al mundo y dedicada al amor a Dios, la canción es “SOLAMENTE UNA VEZ”.





Aquí puede ver la película completa de YO PECADOR: 




Y en esta dirección puede descargar el audio de este escrito: http://padremolleto.blogspot.mx/2012/09/jose-mojica-de-tenor-y-actor-sacerdote.html


Gracias por recomendar la página a todos su contactos. 

















7 comentarios:

PADRE JUAN dijo...

moyeto, te faltó incluir en la Biografia de José Mujica la pelicula vocacional "seguiré tus pasos"

Francisco dijo...

MUY INTERESANTE, ESTA COMO PARA UNO DE ESOS TESTIMONIOS DE CAMBIO DE LA REVISTA INQUIETUD NUEVA, POR CIERTO YA LEI EL NUEVO NUMERO Y ESTA MUY INTERESANTE SU ARTICULO SOBRE LA LUJURIA FELICIDADES!!!!

Jorge Mujica dijo...

Excelente articulo, siempre quise saber algo mas de la vida del Padre y lo encontre... bendiciones

Omar Carrazco dijo...

Muchas gracias por tan valiosa información !

G y R Producciones dijo...

Comentario para quien haya interpretado mal lo de "total pobreza". Ser franciscano es seguir las directrices de San Francisco de Asís, que pidió que para sus seguidores la pobreza y también la alegría.
No murió de un mal cardiaco, sino de hepatitis, fue atendido por toda su comunidad y médicos limeños.

Marty Pereztroiko dijo...

Dejar fama, fortuna por las habitos...ta´cañon.

Cruz dijo...

Un amigo que tengo Sacerdote en Mexico fue uno de los estudiantes del Padre Mojica. Este mi amigo me regalo una foto tomada por el alla en Cusco sentado en su silla de ruedas que guardo con mucho cari#o.