miércoles, 24 de octubre de 2012

San Judas, leyenda y verdad, devoción y superstición.


Conozca la vida de este santo que ha sido deformada con el paso del tiempo. 

NOTA: abajo del artículo está la dirección para descargar el audio.


Por P. Modesto Lule, msp
padremodestomsp@gmail.com



Fiesta: 28 de Octubre, junto al apóstol San Simón

¿Quien es San Judas Tadeo?
San Judas Tadeo es un nombre compuesto por dos nombres y muy posiblemente por dos personajes. En la Biblia nunca se le dijo Judas Tadeo, sino Judas hermano de Santiago.

Judas es uno de los santos más populares, a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe. En Alemania, Italia, América y muchos sitios más, tiene numerosos devotos que consiguen por su intercesión admirables ayudas de Dios, especialmente en cuanto a conseguir empleo, casa u otros beneficios más. Judas es una palabra hebrea que significa: "alabanzas sean dadas a Dios". Tadeo quiere decir: "valiente para proclamar su fe". Ese fue un sobrenombre que se le acoplo de otra persona que predico en Edesa, lugar de Persia.


¿Porque se dice que Judas era hermano de Jesús?
San Judas es hermano del Apóstol Santiago el Menor. Tenía otros dos hermanos a quienes llama el Evangelio "hermanos" de Jesús. En la Biblia leemos así: “Cuando nuestro Señor regresó de Judea a Nazaret, comenzó a enseñar en la sinagoga. Las gentes que le oían estaban asombradas y decían: "¿De dónde le ha llegado tanta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?" (Mt 13,54-56).

La palabra "hermanos" en hebreo comúnmente significa un pariente próximo. El padre de San Judas era Cleofás hermano de san José. El nombre de su madre era María, que era pariente próxima de la Virgen Santísima. La mamá de Judas también permaneció junto a la Cruz cuando murió nuestro Señor Jesucristo. La Biblia dice: "Cerca de la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre, María, esposa de Cleofás, y María Magdalena" (Jn 19,25).



Su misión y martirio.

Como Apóstol, Judas trabajó con gran celo por la conversión de los paganos. Fue misionero por toda la Mesopotamia durante diez años. Regresó a Jerusalén para el Concilio de los Apóstoles. Después se unió a Simón en Libia, donde los dos Apóstoles predicaron el Evangelio a los habitantes de aquel país. A San Judas le dieron muerte con un palo. Luego, le cortaron la cabeza con un hacha.


La carta de san Judas
Se atribuye a San Judas una de las epístolas canónicas, (epístola significa carta) que tiene muchos rasgos comunes con la segunda epístola de San Pedro. Probablemente escrita antes de la caída de Jerusalén, por los años 62 al 65; en ella anima a los cristianos a permanecer firmes en la fe para ganar el premio de la vida eterna, asimismo les anuncia el peligro de los falsos predicadores. Alienta a los cristianos a llevar una vida de fe, amor a Dios, esperanza, oración, amor al prójimo, ser pacientes y ejemplos ante todos. Esta carta no está dirigida a ninguna persona ni iglesia particular.


La "novena" y "cadena" a san Judas
El devoto debe Cuidarse de no caer ciertos abusos, como la "novena milagrosa" a Judas Tadeo que ofrece al devoto grandes recompensas económicas con la condición de que se hagan copias de ella y sean enviadas a un número de personas.  Esta novena raya en la superstición. La verdadera devoción a los santos consiste en imitar sus virtudes. Los santos no hacen milagros, pero si interceden para que Dios los conceda.


Los símbolos en san Judas


La llama en su cabeza.
La imagen de san Judas lleva una llama de fuego en la cabeza, esta recuerda el día de Pentecostés cuando junto a los otros apóstoles y la Virgen María recibieron el Espíritu Santo.




El bastón o el hacha en la mano.
Como ya dijimos la tradición señala que fue muerto a golpes con un garrote o bastón, y después le cortaron la cabeza con un hacha, por eso lo lleva en su mano, o el bastón o el hacha.





La medalla.
Hay una leyenda que dice que esta medalla fue dada a san Judas por su magnífico parecido con Jesucristo. Esta se la dio supuestamente el rey de Abgar de Persia después de que este quedó curado de la lepra que sufría cuando Judas  deposito la sabana santa en sus manos. La supuesta leyenda dice que este rey al saber de Jesucristo le mando una carta invitándolo para conocerlo, y que Jesús al no poder le mando una carta avisándole que no iba a poder ir pero que pronto le mandaría a un representante. 

La leyenda dice que después de la Ascensión, Jesús se apareció a Judas Tadeo y le envió a Edesa, con un lienzo. Otra leyenda dice que le llevó un lienzo y que con este se secó la cara el rey de Abgar y que al instante se plasmo la imagen de Cristo en dicho lienzo. También viene a ser leyenda que Judas el hermano de Santiago haya ido a evangelizar a ese lugar, ya que los escritores sirios, cuando narran esta leyenda sobre el lienzo y Abgar siempre distinguen entre Judas y un persona con sobrenombre Tadday (Tadeo) que al parecer predicó en Edesa, entre los siglos II y III, que murió en Beirut, pero no fue mártir. Tadeo es el apodo que se le dio a este misionero que apareció en esas tierras, pero no fue Judas el hermano de Santiago. Fue una confusión quien los convirtió en una sola persona.



Como vemos algunas leyendas han hecho imposible conocer la verdadera historia de estos santos e imitar sus virtudes. Pero sabemos que fue un elegido de Dios y que llevó siempre el mensaje de Dios a todas partes. Ellos interceden, no hacen milagros, ellos no son más que Cristo, son siervos del señor y la Iglesia los recuerda y propone como modelos, como ejemplos de virtudes. Para decirle a los fieles que a pesar de las tribulaciones de este mundo, si se puede ser fiel a Dios y cumplir con su voluntad.

En esta dirección puedes descargar el audio de este artículo: 

   PODCAST






Hasta la próxima.