viernes, 14 de diciembre de 2012

La comunión y confesión para los que viven en unión libre





Por P. Modesto Lule msp



Me ha llegado la noticia que algunos divorciados y viviendo con otra persona se acercan a comulgar porque así se los ha permitido cierto «amigo» que es sacerdote. Solamente les ha pedido que lo hagan en una Iglesia donde no conozcan su situación. Dicha noticia me produce tal desconcierto por ambos lados. Primero por los divorciados y vueltos a «juntar» que quieren de forma desesperada recibir a Cristo en la Eucaristía sabiendo que los mandamientos se lo prohíben. 


El otro desconcierto es al saber que hay hermanos sacerdotes que están a favor de que un divorciado y vuelto a juntar comulgue. Creo que no hace falta mucho estudio de teología para saber que estas personas están en una situación de pecado grave para recibir la comunión y que si lo hacen, están desobedeciendo los mandamientos de Dios, lo que dicta la Biblia y lo que ha promulgado la Iglesia Católica en varios documentos. Algunos no solamente comulgan, sino que se confiesan.

Una persona legítimamente casada, cuando tiene relaciones sexuales, o aplicando el término más apropiado, relaciones genitales con otra persona comete el sexto pecado que se anuncia en los 10 mandamientos. Dice literalmente: «no cometerás adulterio», (Ex. 20, 14). El supuesto «permiso» del sacerdote amigo, para comulgar, no elimina dicha falta o dicho pecado.

La Santa Sede es quien confirma la postura teológica y disciplinaría de la Iglesia Católica, sobre aquellos que se han divorciado y vuelto a casar sin un Decreto de Nulidad. Al respecto, debemos saber que, por el primero y único matrimonio celebrado en la Iglesia, se encuentran en una relación de adulterio, que no les permite arrepentirse honestamente y recibir la absolución de sus pecados y por ende, la Santa Comunión. No por esto hay que sentirse rechazados por la Iglesia, ya que como menciona san Juan Pablo II, en el documento sobre la Reconciliación y la Eucaristía: «...la Iglesia desea que estas parejas participen de la vida de la Iglesia hasta donde les sea posible, es decir en la Misa, adoración Eucarística, devociones y otros más que serán de gran ayuda espiritual para ellos». En el caso de la Misa, pueden disponerse a la comunión espiritual.



Sólo podrían acercarse a comulgar si, evitado el escándalo y recibida la absolución sacramental, se comprometen a vivir en plena continencia. Así lo ha dicho la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Aunque yo veo casi imposible que así suceda. En algunos casos sí se puede, cuando ya son muy ancianos y sufren de enfermedades, que les prohíbe tener actividad sexual. Pero cuando no hay estos casos es muy difícil que se mantengan célibes y vivir juntos.

Aclaro, para no confundir: las personas casadas por la Iglesia y divorciadas, pueden comulgar, siempre y cuando no tengan actividad sexual con otras personas que no sean su esposo o esposa. Si viven por separado pero en continencia sexual pueden acercarse al sacramento.


Algunos dicen que viven en amor o se llevan bien con su actual pareja, pero eso no elimina el pecado en la relación. Las personas que buscan vivir la continencia sexual deben estar en comunión con un sacerdote para ver su caso más en particular y ver las formas como se lleva la relación. Tengan presente que si se ignora lo que la Biblia y la Iglesia dice en su doctrina, aunque digan que se confiesan y comulguen esa confesión no es válida y al comulgar, como dice san Pablo, se come su misma condenación. 1 Corintios 11, 27 - 29: Así pues, cualquiera que come del pan o bebe de la copa del Señor de manera indigna, comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor. Por tanto, cada uno debe examinar su propia conciencia antes de comer del pan y beber de la copa. Porque si come y bebe sin fijarse en que se trata del cuerpo del Señor, para su propio castigo come y bebe.




En esta dirección podrás escuchar el audio de este artículo: 



*********************************


Si te gustan estos artículos te pido te registres para que puedan llegarte hasta tu correo el artículo en cuanto se publique alguno.

También te pido me ayudes a promover esta página.

Y para estar al tanto de lo que hacemos en este blog, como en el de los podcast, puedes seguirnos en facebook y twitter.

Gracias y que Dios te bendiga.

Hasta la próxima.

8 comentarios:

glacor dijo...

Buen dia padre y los que han sido casados solo por lo civil como en el caso de Venezuela y no se casaron por la iglesia y se divorcian de ese matrimonio civil, pueden comulgar?
Hace unos segundos · Me gusta

Gustavo Aprile dijo...

respecto de su comentario, quisiera con todo respeto hacerle llegar mi humilde opinion. Al respecto debo confesarle que soy divorciado y vuelto a casar. Cargo sobre mi la culpa de haber sido el causante de mi divorcio, y de haber ocasionado sufrimiento a quien no lo merecia. Sin embargo senti que Dios me ofrecio una segunda oportunidad al conocer a mi actual esposa, a quien he sido fiel desde que la conoci. Lo que la Iglesia dice sobre el tema lo respeto y es fiel a la palabra del Señor pero, en casos determinados no se podria otorgar una dispensa excepcional? La misma Iglesia que proclama no poder contradecir la Palabra del Señor, no la contradijo cuando de ser "perseguida" paso a ser "perseguidora"? No contradijo al Señor justificando guerras santas? Asesinando herejes? abusando de las indulgencias para la construccion de la basilica del Vaticano? Aliandose con poderes de este mundo? Pontificando asesinatos haciendo la vista gorda ante atropellos a los derechos humanos? Mas bien creo que se adecuan las palabras del Señor en Mt 23, 13... Quienes cometimos errores en el pasado, de los cuales nos arrepentimos, todavia esperamos que el Señor los ilumine para que se den cuenta que hay quienes intentamos rehacer nuestras vidas siendo felices y haciendo felices a quienes viven hoy con nosotros para que nos vuelvan a admitir entre sus filas. Mientras tanto,embarrados como estamos con nuestros pecados, seguiremos dando testimonio del Amor de Dios a quienes nos rodean por mas que ustedes nos marginen y nos cierren las puertas al Reino. Muchas gracias

Ulises Reyes dijo...

un dia sobre este tema el sacerdote de mi parroquia dijo yo tengo el derecho de atar y de desatar y si es necesario q uno comulgue para bien de su alma así este en esta situación yo lo autorizo......ummmmmmmmmmm

Andy yo dijo...

Gustavo Aprile, cada quien será juzgado por lo que hizo o dejó de hacer en la iglesia, yo soy mama soltera, mi esposo se fue porque simplemente se enamoró de alguien más... Sin embargo tengo claro que yo no puedo "rehacer" mi vida puesto que la misma biblia dice: No erreis,ni los fornicarios,ni los adulteros heredaran el Reino de Dios. 1ra de corintios 6:9 al 10. San marcos 10:11:"y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella;
10:12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio." La iglesia tiene sus documentos, y me acojo a ellos, pero la biblia es clara!. Esto es va mas allá de un segundo matrimonio, es como quiero yo vivir para Cristo???... dandole prioridad a mis necesidades carnales??? o dandole prioridad a mis necesidades espirituales?? le invito a leer Galatas Capitulo 5

Marcela Leautaud dijo...

Cuando estamos alejados de Dios todo es tan difícil, tan imposible... pero cuando nos acercamos a El entonces nos pemite entender y se vuelve tan sencillo como lo explica el padre, Dios nos da la gracia necesaria cuando es necesario vivir en continencia como hermanos, no se puede hablar de edades pues es la misma gracia que reciben los sacerdotes y consagrados, y Dios regala esa gracia a quien se la pide

Amelia Cervantes dijo...

Valgame DIOS!! Siempre queriendo que la iglesia se adapte a las exigencias de la gente.

Amelia Cervantes dijo...

Valgame DIOS!! Siempre queriendo que la iglesia se adapte a las exigencias de la gente.

María Ferraz dijo...

Pues Bergoglio está empujando a la gente a las comuniones sacrílegas con Amoris Laetitia, cap 8, pie de página 351