miércoles, 27 de febrero de 2013

Se me subió el muerto. Escrito y podcast




Por P. Modesto Lule msp

                                                           Audio al final de este escrito

Cuando sentimos que alguien nos mira o esta sobre nosotros, no en el sentido físico sino que nos ha dominado a tal punto que nos imposibilita para movernos, gritar o hacer algo cuando estamos dormidos, decimos en México a esa experiencia que se nos ha subido el muerto. Cada experiencia es diferente, algunos pueden incluso sentir que les dicen algo al oído, otros más podrán decir que vieron una sombras o figuras de personas que caminaban cerca de ellos. Lo cierto es que esa experiencia en las noches no es nada grata. Por lo mismo vamos a darle dos posibles causas.


Primera.
La iglesia católica señala que los muertos no pueden venir a este mundo por cuenta propia, y menos a asustar. No tienen esa potestad para poder hacerse presentes cuantas veces lo quieran para asustar a las personas. Pero hay personas que experimentan lo sobrenatural, y no solamente sienten la presencia de alguien en la noche, sino que escuchan y ven cosas extrañas durante el día. Puede ser incluso que se den movimientos de objetos en su entorno. Si esto sucede quizá pueda tratarse de algo sobrenatural, pero no precisamente de una persona que murió y ande vagando en pena por este mundo, sino de otras entidades espirituales. El diablo no trabaja solo, tiene miles de demonios a su merced. Cuando ha pasado esto hay que ver qué cosas hemos hecho en la vida, ya que algunas invocan la presencia de los demonios y por eso llegamos a sentir eso. Quizá se ha jugado con la guija, que es esa tabla que algunos utilizan para hablar con el demonio. O se ha participado de ritos satánicos y tal vez ni se ha dado uno cuenta o a lo mejor has estado en esos lugares consagrados al demonio. Cuando suceda, lo más recomendable es invocar a Dios cuando se experimenta ese tipo de sensación. Rezar, buscar una Biblia, leerla, ponerte una medalla de san Benito, buscar platicar con un padre, bendecir tu casa, confesarte, acudir a los demás sacramentos y vivir congruentemente, es decir conforme a los hijos de Dios. 

Segunda.
La siguiente explicación salió en un periódico nacional (Universal)
¿Alguna vez mientras está dormido ha experimentado la sensación de no poderse mover, acompañado con ansiedad, desesperación y siente una opresión sobre su pecho, tal como si alguien estuviera encima? A estas sensaciones que también conlleva el tener trabajo para respirar y una palpitación rápida del corazón mientras se duerme la ciencia le denomina parálisis del sueño. De acuerdo con especialistas de Instituto Mexicano del Seguro Social, entre 30 y 50% de la población en México experimenta por lo menos una vez en su vida esta condición, pero si se registra en un lapso de dos o tres veces por semana podría considerarse como una situación patológica. El doctor Carlos Cuauhtémoc Solís Pérez, comentó que la parálisis del sueño es una condición muscular producida por la falta de vigor que presenta el cuerpo al dormir y se observa principalmente en la fase del sueño previa a despertar, llamada con su siglas: MOR, es decir (movimientos oculares rápidos).

De acuerdo con un comunicado, explicó que la parálisis del sueño se puede convertir en una situación persistente cuando los individuos enfrentan un incidente traumático, consumen excesivamente alcohol, tabaco o estupefacientes. Por ello, subrayó que en estos casos es recomendable la intervención de un neurólogo o neurofisiólogo. O para prevenirlo, lo mejor no entrarle a esas cosas que alteran el sistema nervioso.

Asimismo, agregó que se ha observado que la mayoría de las personas que presentan parálisis del sueño, duerme boca arriba; sin embargo, se puede presentar en cualquier tipo de posición, asociado al cansancio o alteraciones de tipo metabólico.

En lo que respecta al tratamiento que brindan, Solís Pérez señaló que este tipo de perturbación se controla por medio de ansiolíticos o tranquilizantes, así como medicamentos inductores del sueño, no obstante, es importante que un especialista valore el estado físico y psicológico del individuo antes de aplicar un tratamiento específico si las experiencias son constantes.

El episodio, o la experiencia, se presentan en esta fase del sueño (MOR) (movimientos oculares rápidos), ya que el cerebro está activo, pero el tronco cerebral bloquea las neuronas motrices, de manera que impide los movimientos musculares.

"Ésta es la fase donde soñamos y captamos gran cantidad de información de nuestro entorno, debido a la alta actividad cerebral; aparentemente en la parálisis del sueño el cerebro está despierto, pero el cuerpo continúa dormido", refirió.

El especialista recalcó que para prevenir este incidente es importante mantener una adecuada higiene del sueño; es decir, fomentar hábitos como: tener horarios fijos para dormir, evitar el sedentarismo, cenar de forma ligera, evitar abuso de alcohol, tabaco o drogas, hacer ejercicio y mantener un peso moderado.

Finalmente, exhortó a afrontar esta situación con calma y con las siguientes recomendaciones: cerrar los ojos, evitar la angustia, relajarse, tratar de mover zonas del cuerpo poco a poco, empezando por los dedos de las manos y pies, ya que generalmente el episodio pasa sin contratiempo. Y yo como sacerdote, les recomiendo rezar, la oración trae paz al cuerpo también.

Y si sufres de persecuciones o ves gente que los demás no ven, trata de hacerte un diagnóstico más profundo ya que esto lo puede padecer una persona con esquizofrenia.





En esta dirección podrás escuchar el audio de este artículo:



*********************************


Si te gustan estos artículos te pido te registres para que puedan llegarte hasta tu correo el artículo en cuanto se publique alguno.

También te pido me ayudes a promover esta página.

Y para estar al tanto de lo que hacemos en este blog, como en el de los podcast, puedes seguirnos en facebook y twitter.

Gracias y que Dios te bendiga.

Hasta la próxima. 



1 comentario:

Jackeline Chuvac Minera dijo...

Gracias por la información, me parece importante ya que a mi a veces me pasa esta situación, interesantes sus artículos, bendiciones