sábado, 1 de marzo de 2014

Qué es el tiempo de Cuaresma para un católico?


Compilación por  P. Modesto Lule Zavala msp
                              
                                     Abajo de este artículo la dirección para escuchar el audio

La Cuaresma es un tiempo litúrgico en la Iglesia, que ayuda a reflexionar sobre la obra de amor y entrega que Jesucristo hizo por nosotros.

Cuaresma viene de 40. La cuaresma inicia el miércoles de ceniza y termina el jueves santo. Este número aparece en la Biblia tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. El número 4 en la Biblia representa el universo material y los ceros el tiempo de la vida humana con su natural
problemática. Así en el Antiguo Testamento encontramos que fueron 40 días del diluvio, 40 años de la peregrinación del Pueblo de Israel por el desierto, 40 días de Moisés en la cima del Sinaí y en el Nuevo Testamento encontramos que fueron 40 días del nacimiento a la presentación del niño Jesús  al Templo y 40 días de oración y ayuno de Jesús en el desierto antes de iniciar su vida Pública.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa esperanza o espera en el tiempo de adviento, penitencia en tiempo de cuaresma y también se utiliza en las misas de difuntos, esto significa luto.

La cuaresma es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Todos los viernes de cuaresma se reza el viacrucis. Su origen se debe a los peregrinos que al visitar la ciudad de Jerusalén, recorrían fervorosos el camino que llevo a Jesús desde el pretorio de Pilatos hasta la cima del Calvario, de ahí el nombre de esta devoción: Vía crucis o camino de la cruz. Ya hacia el siglo XII esta práctica del viacrucis se extendió a Europa y fue para el siglo XIII cuando los franciscanos se hicieron sus máximos promotores. En el siglo XVII san Leonardo de Porto, lo estableció en 14 estaciones, que van desde la condena de Jesús hasta su entierro. Desde entonces la Iglesia lo aprobó y lo ha dotado de indulgencias.

El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Esto de no comer carne se hace los viernes, y se le llama a estos: viernes de vigilia.

La Iglesia nos señala algunos puntos para vivir a profundidad este tiempo de cuaresma:
1ro. Arrepentirse de los pecados y confesarse.
2do. Hacer propósitos y cumplirlos día con día.
3ro. Realizar sacrificios. La palabra sacrificio viene del latín sacrum-facere, que significa "hacer sagrado". Entonces, hacer un sacrificio es hacer una cosa sagrada, es decir, ofrecerla a Dios por amor. Por ejemplo, ser amable con el vecino que no te simpatiza o ayudar a otro en su trabajo. En cada uno de nosotros hay algo que nos cuesta trabajo hacer. Si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo sacrificio.
4to. Hacer oración.

Debemos aprovechar estos días para orar, para platicar con Dios, para decirle que  queremos estar con Él. También podemos leer la Biblia, en especial los pasajes relacionados con la Cuaresma o podemos ayudarnos también de un buen libro de meditación para Cuaresma. Lo importante es no desaprovechar este tiempo que la Iglesia nos presenta para fortalecer nuestro espíritu y crecer más cada día en santidad. Si nos derrumban los problemas en la vida, no es porque sean muy fuertes, más bien lo hacen porque nosotros estamos muy débiles.


En esta dirección puedes escuchar y descargar el audio de este artículo:




Hasta la próxima.

  


2 comentarios:

Unknown dijo...

Saludos desde Phoenix,Arizona. Gracias por tan buena exposicion de la cuaresma! Clara y concisa. Me ayudó mucho! La compartiré. BENDICIONES !! Y hasta pronto padre Modesto.

francisco marin dijo...

El comentario anterior yo lo eacribí, no salió mi nombre pero de corazón MUCHAS GRACIAS! Lo esperamos pronto en PHOENIX. María Santísima les cuide y proteja siempre!