lunes, 4 de mayo de 2015

El futbolista que no le da pena manifestar su fe


Por P. Modesto Lule, msp


No quiero poner como un «modelo de fe» al siguiente personaje de quien voy hablar, porque simplemente no lo conozco en todos los ámbitos de su vida, solamente lo propongo como una persona que lucha y se esfuerza por querer vivir lo que manda Cristo. Debemos recordar que no estamos para seguir a los hombres, sino a Jesucristo: El Salvador.
 
El pasado 9 de septiembre del 2014 entrevistaron al famoso futbolista mexicano conocido como «Chicharito Hernández». Ahí se desvela como futbolista, como ser humano y como creyente. La entrevista fue realizada en el programa el chiringuito de Jugones, un programa de televisión española, en el que se informa y se debate principalmente acerca de temas relacionados con los equipos tanto del fútbol español, como de otras ligas europeas, todo esto en el canal Neox, canal perteneciente al grupo Atresmedia. El presentador Josep Pedrerol le preguntó todo lo que vino a su mente. Cuando preguntó sobre las creencias de fe, el futbolista no titubeo para decir lo que cree. Y es que, dentro de muchos deportes hay quienes profesan una fe más por superstición. El tema de la fe comienza cuando sale la abuelita del «Chicharito», «doña Lucha», diciendo que los tiempos de Dios son perfectos. El conductor pregunta al futbolista si es muy creyente y este responde que es creyente de valores, de sacrificios, de entrega y que en la vida hay que tratar de obrar bien. La producción presenta una imagen donde el «Chicharito» está de rodillas con las manos levantadas haciendo una oración. Pedrerol pregunta porque hace eso, el futbolista responde que lo hace por agradecimiento ya que a su edad sabe que es muy difícil estar en esos equipos, pero él tiene esa oportunidad. Aclara el futbolista que en esa oración le pide a Dios que le cuide para que salga bien tanto en lo físico como en el partido. El conductor muy observador le pregunta por la pulsera que el futbolista lleva en un brazo y Hernández  responde que es de san Juan Pablo II y la trae porque una tía le pidió la intercesión a este santo para que se realizara el sueño de estar en el fútbol profesional. Agregó además que trae también una cruz del Espíritu Santo, pero que las porta no para anotar goles, sino para sentirse protegido por Dios y no olvidar que debe seguir luchando, y seguir portándose bien.

La entrevista se me hizo interesante por el hecho de saber que una persona tan joven tenga ideas tan claras de la vida y de la fe que profesa. Esto contrasta con muchos otros que son famosos y omiten hablar de sus creencias por temor a perder seguidores. Eso sucede no solamente en el deporte, sino en muchos otros ámbitos de la vida, incluso porque no decirlo, algunos consagrados buscan camuflarse vistiendo la ropa de un civil cualquiera en ambientes públicos y no la ropa de consagrado. Otro personaje famoso es el hijo del cantante Emmanuel, Alexander Acha, quien incluso ha integrado cantos religiosos en su disco secular. La Biblia dice: Pues si alguno se avergüenza de mí y de mi mensaje delante de esta gente infiel y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre y con los santos ángeles. (Marcos 8, 38) ¿Te da vergüenza profesar tu fe en público? ¿No bendices los alimentos cuando te ven otras personas? Hay que esforzarnos todos en imitar a Cristo Jesús.


Hasta la próxima.