miércoles, 18 de noviembre de 2015

Liam Neeson vuelve a ser un jesuita en la película silencio

Compilado por p. Modesto Lule Zavala MSP



Fue en el año 1986 cuando el actor norirlandés, Liam Neeson vistió el hábito negro en la película de La Misión. Una película dirigida por Roland Joffé e interpretada por Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally y Aidan Quinn en los papeles principales, ganadora de varios premios cinematográficos internacionales entre ellos el Óscar por mejor fotografía. La trama basada en parte, en la vida del
sacerdote jesuita, misionero y escritor peruano Antonio Ruiz de Montoya (Lima, 1585 – Lima, 11 de abril de 1652). La historia fue escrita por Robert Bolt, conocido por escribir otros guiones como Lawrence de Arabia, Doctor Zhivago, Un hombre para la eternidad y más. Si no has visto esa película te recomiendo verla, puede ayudarte con una reflexión.
Liam Neeson en La misión

La película comienza junto a las Cataratas del Iguazú, donde los misioneros jesuitas intentan atraer a la fe y la civilización a los indios guaraníes, que vivían en la selva. Ahí los indios eran evangelizados apartándolos de sus temores paganos e instruidos en las destrezas técnicas y culturales europeas en el uso de herramientas para la agricultura, la música, etc. además de protegerlos de los tratantes de esclavos. Liam Neeson no tiene un papel principal, por lo que quizá no es muy recordado. Ahí Neeson sigue a Robert De Niro cuando decide tomar las armas para defender las misiones que les fueron arrebatas por una mala decisión del nuncio apostólico.



Hoy después de muchos años aparece ahora sí en el papel principal Neeson, bajo las órdenes de Martin Scorsese. La película lleva como título Silence (silencio), basada en la novela del mismo título del autor japonés Shusaku Endo (1923-1996), quien además era católico. En ella se cuenta la historia de un misionero portugués (Cristovâo Ferreira) a principios del siglo XVII que, fue torturado cuando se desató una cruel persecución anticristiana y por ello renegó de la cristiandad. Sin embargo, dos compañeros de su orden viajan al país del Sol Naciente para exhortarle a regresar a la fe. Esos dos compañeros son Adam Driver (Star Wars: El despertar de la Fuerza) y Andrew Garfield (Spiderman).
Andrew Garfield y Martin Scorsese

Aquí hay mucha incertidumbre, ya que no sabemos si Martin Scorsese se apegará a la novela o querrá hacer nuevamente polémica como ya lo hizo en el año 1988 con la película La última tentación de Cristo. Scorsese se dice católico y Neeson también, pero una cosa es decirse y otra realmente serlo. Los dos han dejado muy mal testimonio ya sea porque hacen películas contrarias a la fe o por apoyar el aborto como en el caso de Neeson. Nos queda rezar para que se conviertan habrá que esperar a ver el resultado final de SILENCIO y ver si son la fe y la fidelidad, y no la duda y la traición, quienes resultan triunfantes.


Hasta la próxima