sábado, 3 de septiembre de 2016

Motivos para bautizar a los niños



Por Modesto Lule MSP



Es común encontrar este tipo de ideas como la siguiente: “Fui criado en la fe católica y al igual que millones de mexicanos cumplí con algunos de sus sacramentos. Me bautizaron, sin pedirme permiso, fui adoctrinado en la ideología católica y con la conciencia de un niño de 10 años
hice la primera comunión y después, sin enterarme bien del cómo, fui confirmado. Como universitario abandoné esta fe. En parte porque no tuve un buen guía, en parte porque mi familia, al igual que las de millones, solamente iba a misa en Navidad, bodas, bautizos y a veces en Año Nuevo…” La persona que escribió esto es comentarista de noticias en México. Dice que buscó en otras religiones pero no pudo ninguna llenar sus expectativas. Al final se declara ateo. 

Metiéndome a una página de cristianos evangélicos encontré esto: “¿Por qué los cristianos no bautizan a los niños? El motivo por el cual los cristianos no bautizan a los niños es porque esta práctica no es una práctica bíblica, no existe alguna porción bíblica que enseñe el bautismo de niños, la biblia enseña que el bautismo es resultado de creer y reconocer a Jesús como Señor de su vida para obtener la salvación, mientras que los niños son herederos naturales del reino de los cielos. Los niños no cumplen con este requisito búsquenlo en su biblia en la que quiera… hable con la verdad, hable con la palabra, no se deje engañar por lo que la gente le diga… (Marcos 16:16) “El que crea y sea bautizado, obtendrá la salvación; pero el que no crea, será condenado”. Jesús no fue bautizado cuando era niño, fue presentado y por ser primogénito fue consagrado según la ley”.  

Ahora vamos nosotros con nuestra reflexión. Si bien es cierto que no hay nada en la Biblia que diga que se bauticen a los niños, tampoco hay ninguno que diga que NO los bauticen. En mateo 28, 19 dice: “Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. El texto es claro, dice a todas las gentes, NO dice solamente a los adultos. 

En la Iglesia creemos que el bautismo borra todos los pecados, incluyendo el pecado original. El bautismo nos hace oficialmente hijos de Dios. Aunque algunos pueden decir que los niños no tienen pecado, el autor del Salmo 51, 7 dice: “En verdad, soy malo desde que nací; soy pecador desde el seno de mi madre”. Desde que nacemos traemos arrastrando el pecado de Adán y de Eva, el pecado original, pero con el bautismo queda borrado. En la carta a los Gálatas 3, 27 dice: “al unirse a Cristo en el bautismo, han quedado revestidos de Cristo”. No es que se imponga a la fuerza la fe en Cristo, al bautizar a los niños se les hace el regalo más grande, ser hijos de Dios, quedan revestidos de Cristo. No podemos tener como parámetro el bautismo de Jesús, que fue alrededor de los 30 años. No puede ser ese el parámetro ya que el bautismo de Juan no era como el de Cristo, el de Juan era para arrepentirse, el bautismo de Jesús es con el fuego del Espíritu Santo. En Hechos 13, 24 dice: “Antes que Jesús viniera, Juan anunciaba el mensaje a todo el pueblo de Israel, diciéndoles que debían volverse a Dios y ser bautizados”. 

El bautizar niños era una costumbre ya por el año 200 y se piensa que desde los primerísimos tiempos de la Iglesia ha existido esta práctica. En la carta a los Corintios el Apóstol Pablo dice: «También bauticé a la familia de Estéfanas» (1 Cor. 1, 16), y se supone que en una familia hay niños. En los Hechos de los Apóstoles, Pablo nos narra cómo él bautizó en la ciudad de Filipos a una señora, llamada Lidia, «con toda su familia» (Hech. 16, 15). Y refiriéndose al carcelero de Filipos, también dice: «Recibió el bautismo él y todos los suyos» (Hech. 16, 33). 

Con respuesta al ateo del inicio yo podría responder esto: Si yo sé que algo bueno ha llegado a mi vida, después de reflexionar y experimentar todo lo que Dios nos da, no voy a esperar que el niño crezca para preguntarle si lo quiere o no. Así como sé que comer frutas y verduras es saludable, se le tienen que dar al niño sin preguntarle, así como estudiar se sabe que es bueno, tampoco debemos esperar a que el niño crezca para preguntarle si quiere o no, así tampoco se debe esperar para preguntarle si quiere bautizarse o hacer la primera comunión. Pero recordar que no solamente es darle los sacramentos al niño, sino formarlo con la doctrina y el testimonio de fe.  



++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Suscríbete a nuestro blog y si puedes ayudarnos con un donativo, te lo vamos a agradecer.

Escuchar nuestra radio por Internet: www.radiosepa.com

Hasta la próxima.